Mariscos y turrones: ¿ángeles o demonios? Clínica Dental Madrid

No sabemos por qué, pero se acerca la Navidad y los productos estrella en los hogares españoles son el marisco y el turrón. Al final del año, no hay nada que se revalorice más que estos codiciados manjares que, tomados en el momento justo y en la medida justa, hacen las delicias de los comensales.

Estar cerca de esas personas que tanto deseas ver aumenta la probabilidad de caer en algunos excesos que tenemos limitados a lo largo del año. Controlar la euforia y no convertir la excepción en una rutina es la clave para no saturarte durante las fiestas navideñas. Además, saber moderar tus comidas te permitirá no perjudicar tu salud cardiovascular ni bucal.

Los mariscos, el rey de la Navidad

Comer mariscos, además de su exquisito sabor, aporta al organismo un alto contenido en proteínas. Algunos ricos ejemplos de este macronutriente son las ostras, las gambas, el bogavante, las gambas o el centollo, entre muchos otros. Las propiedades beneficiosas que contienen no solo están ahí, sino que también son alimentos ricos en calcio (ayuda a dar forma a los dientes) y vitamina B12, que previene la caries, la periodontitis y la placa bacteriana.

Sin embargo, no podemos descuidarnos porque cuando mordemos la almeja más dura podemos rompernos o fracturarnos los dientes. Aquellas personas con ortodoncia o implantes dentales son las que necesitan aumentar sus cuidados para poder disfrutar de este manjar sin sufrir ningún daño.

No falte el turrón en el postre

Más que tradición, su inconfundible consistencia y su incomparable sabor hacen del turrón uno de los postres que no faltan en esta sobremesa navideña. Variedades hay por todas partes, a lo largo de los años se han reinventado cientos de turrones diferentes y se han sumado a la oferta del supermercado.

Pero como en todo postre, hay que extremar las precauciones y poner un límite al azúcar para que no nos de un caos en la boca. Si abusamos del turrón, la caries dental será el menor de nuestros problemas porque podría formarse placa bacteriana y acabar con consecuencias más graves.

Unos días son unos días, sé consciente de ello y cepíllate bien los dientes para curarte estos días y no sufrir arrepentimientos más adelante.

0/5 (0 Reviews)
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad